Caminar por la línea

Caminar por la línea :
Con tiza para aceras o cinta adhesiva, marca una línea recta o curva para que los niños practiquen de caminar sobre ella. El objetivo es mantenerse sobre la línea sin salirse. Nunca obligue al niño a sentarse en el asiento. Al principio, la mayoría de los niños comienzan parados con la bicicleta entre las piernas y no se sientan. Dejarlos que lo hagan es importante en el aprendizaje del desplazamiento y ayuda a fortalecer su confianza. Cuando el niño siente que la bicicleta se cae por debajo de él, aprende a sostenerla. También le ayuda a adquirir las destrezas iniciales del equilibrio. El niño aprende a deslizarse cuando deja de poner el 100 % de su confianza en los pies para poner el 100 % de su confianza en el asiento (con los pies levantados del suelo y manteniendo el equilibrio). Esto se logra con el tiempo; es imperativo no apresurar el proceso.